Google anuncia un nuevo ad-blocker


Comment

Actualidad

Google acaba de confirmar que una nueva versión de Chrome estará disponible en 2018 y que contará con una nueva herramienta que podrá impedir a los sitios web difundir anuncios intrusivos (ad-blocker).

Google acaba de confirmar que una nueva versión de Chrome estará disponible en 2018 y contará con una nueva herramienta que podrá impedir a los sitios web difundir anuncios intrusivos (ad-blocker).

 

La idea es simple: bloquear los anuncios en forma de pop-up y otros vídeos publicitarios automáticos que aparecen cuando accedemos a una web y que nos impiden visualizar el contenido deseado de forma inmediata.

 

La ‘Coalition for Better Ads’, de la que Google forma parte, clasifica estas publicaciones como ‘bad ads’, es decir, ‘anuncios malos’.

 

Los editores de sitios web deberán en primer lugar adaptarse a los objetivos de conformidad fijados por esta coalición. Para esto, Google tiene previsto presentar un nuevo instrumento ‘Ad experience report’. Esto hará la clasificación entre los anuncios conformes y los no conformes, verificando el contenido y autorizando posteriormente a los editores a difundirlo o no.

 

Además, Google autorizará a los editores a cobrar a los usuarios que posean sus propios ad-blockers. Habrá entonces dos opciones para acceder a un sitio web: poner el ad-blocker en modo off o pagar una cuota para ver el sitio sin publicidad. En caso de no aceptar ni la una ni la otra, no se podrá acceder al sitio en cuestión.

 

¿Por qué un ad-blocker marca Google?

La herramienta “de la casa” permitirá a los usuarios evitar las molestias causadas por los anuncios automáticos. Seguirá habiendo anuncios, sí, pero solo aquellos que no impidan el acceso al contenido deseado.

El objetivo es sobre todo difundir una buena cantidad de contenido de calidad para evitar así que los usuarios recurran a la instalación de ad-blockers. Desgraciadamente, cada vez son más los usuarios que utilizan este tipo de herramientas para impedir la aparición de pop-ups. Consecuencia directa: una considerable bajada de los ingresos publicitarios de un gran número de sitios.

 

¿Qué implica todo esto realmente?

Chrome es el motor de búsqueda dominante (el 99% del mercado de la publicidad en línea en competencia con Facebook). Al poner en marcha esta técnica de ‘ad-blocking’, Google podrá filtrar los anuncios procedentes de las redes participantes. No sería de extrañar que esto suscite las dudas sobre una posible competencia desleal. El comisariado de la Unión Europea encargado de la competencia sigue el asunto de cerca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *