Publicidad en tu web o blog: ¿cuál es la mejor solución?


Comment

Consejos

¿Tienes un sitio web y quieres empezar a monetizar tu audiencia colocando publicidad en él? Es muy fácil perderse entre todas las opciones que existen, así que para ayudarte hemos intentado reunir las distintas formas de colocar publicidad en él y las vías de remuneración que existen.

El siguiente paso será elegir el modelo que mejor se adapte a tu sitio, en función del tráfico registrado y del lugar en el que quieras situar la publicidad.

 

CPM, CPC, CPL… ¿qué solución elijo?

Remuneración al CPM

El CPM o coste por mil es una forma de ganar dinero por visualización, es decir, ganas una determinada suma por cada mil visualizaciones del anuncio. Por ejemplo, si colocas un anuncio a 1 €  de CPM en todas tus páginas y tu sitio registra 100.000 páginas vistas, ganarás 100 €.

El pago al CPM es muy interesante porque te asegura una remuneración por cada visita, incluso si nadie hace clic en el anuncio. Si tu sitio registra un tráfico importante o que va aumentando, esta forma puede ser rentable muy rápidamente.

Existen numerosos formatos de anuncios: clásicos (estándar IAB), premium, vídeo, móvil, etc. El gran reto para el editor es elegir la combinación ideal que le permitirá maximizar sus ingresos sin alterar la navegación de los usuarios.

De manera general, cuanto más visible esté el formato en la página, más ingresos aportará. Para leer más sobre los diferentes formatos existentes, en nuestra sección FORMATOS encontrarás las características de cada uno.

Tus ganancias dependerán por tanto de la elección de formatos, del número de anuncios mostrados e incluso del período del año. Las campañas publicitarias son más numerosas justo antes de Navidad que en pleno verano, por ejemplo. Por esta razón es normal que tus ingresos varíen a lo largo del año.

El mundo de la publicidad en internet evoluciona rápidamente y las tecnologías que se usan en él, también. El procedimiento más utilizado en la actualidad es la programática, es decir, la automatización de la compraventa de espacios publicitarios en los sitios de internet.

Es un poco como la Bolsa. Por un lado, están los compradores de espacios publicitarios (demanda) que quieren difundir sus campañas en sitios web y, por otro lado, los sitios web (oferta) que proponen sus espacios para alojar anuncios.

Ambos actores se dan cita en mercados virtuales, los llamados ‘adexchanges’, que posibilitan la difusión de anuncios en los espacios. Este sistema es el que permite a sitios de cualquier tamaño poder mostrar publicidad de grandes marcas sin mantener una relación directa con ellas.

Este proceso puede estar basado además en un sistema de puja en tiempo real entre los diferentes anunciantes, de manera que el anunciante que ofrece el mejor precio es el que obtiene el derecho a mostrarse en el espacio. De esta manera se asegura que el editor obtiene el mejor CPM posible. Es lo que se llama RTB (Real Time Bidding).

El RTB permite maximizar las ganancias de una impresión publicitaria al CPM, incluso si tu sitio no registra un tráfico muy elevado.

Muchas empresas proponen ya explotar los espacios al CPM utilizando la programática. Por ejemplo, The Moneytizer trabaja con más de 40 empresas publicitarias para conseguir los CPM más elevados.

 

Remuneración al clic o al lead

El CPC o coste por clic es otro método muy utilizado por los anunciantes. Como su nombre indica, es una remuneración al clic, es decir, ganas dinero cuando una de tus visitas hace clic en algún anuncio de tu web.

Este tipo de remuneración puede ser más elevada que el CPM, pero es más restrictiva, puesto que no asegura unos ingresos mínimos. Se puede dar el caso, por tanto, de mostrar publicidad sin ganar dinero si nadie hace clic en el anuncio. Pese a ello, es una buena opción para los sitios con audiencias nicho que difunden anuncios muy específicos, ya que tienen tendencia a registrar una tasa de clics muy alta.

Ejemplo: si tienes un sitio sobre los mejores lugares para pescar y que difunde anuncios sobre accesorios de pesca, es muy probable que la tasa de clics sea bastante alta.

Varias empresas publicitarias proponen este tipo de productos, entre ellas Adsense: la red de anuncios de Google está a la cabeza en este segmento.

Siguiendo con el CPC, se encuentra el CPL o coste por lead. Es un método de remuneración que se completa una vez que el usuario realiza una acción particular en el sitio del anunciante, ya sea una inscripción a la newsletter, una petición de prueba de un producto, etc. Un lead puede ser también una compra en el sitio del anunciante.

No obstante, en este proceso se crea un embudo importante entre las visualizaciones de un anuncio y los leads. Es muy difícil estimar el número de leads que un sitio va a generar cada mes.

 

La afiliación

La afiliación es un sistema basado en el intercambio de enlaces o banners entre el sitio web de un anunciante (el que afilia) y otro sitio (afiliado). Con cada venta efectuada en el sitio del anunciante, el afiliado recibe una comisión sobre el volumen de negocio generado.

Esta técnica puede resultar parecida a la del CPC, salvo que está basada en un verdadero sistema de acuerdos comerciales. Muchas redes publicitarias proponen conectar a editores y anunciantes, como por ejemplo Affilinet.

Al igual que el sistema al CPC, la afiliación se basa en un sistema de rendimiento. Por tanto, es muy importante elegir bien los colaboradores y los anunciantes.

 

 

Otras formas de ganar dinero con tu sitio o blog

Campañas directas

Las campañas directas son la forma más básica de ganar dinero con tu sitio. Sin embargo, solo se aplica a dos tipos de sitios.

Por un lado, si eres un editor ‘premium’ (más de un millón de visitantes únicos/mes), puedes interesar potencialmente a las grandes marcas. En este caso, lo más normal es acudir a una red publicitaria cuya misión será ‘llenar’ tu sitio de publicidad y que cobrará una comisión de tus ganancias. En el marco de una campaña directa, el anunciante acuerda con el editor o con su empresa un número determinado de visualizaciones, de clics, o incluso de conversiones, a un precio predeterminado.

Por otro lado, si tu sitio alcanza específicamente a una categoría de individuos (los habitantes de una ciudad, por ejemplo), puedes proponerles a los anunciantes locales difundir sus campañas en él durante un período determinado a cambio de un coste.

Este tipo de campañas puede ser muy rentable, pero exige mucho tiempo: buscar anunciantes potenciales, negociar las tarifas, etc.

 

Los artículos patrocinados

Redactar artículos patrocinados es una forma sutil de ganar dinero sin colocar directamente publicidad. El objetivo es simple: un anunciante te pide redactar un artículo, sobre uno de sus productos por ejemplo, que será totalmente integrado en tu sitio (diseño, estilo…), pero que destacará por diferentes elementos (visuales, puntos principales, enlaces).

El usuario de tu sitio no va a darse cuenta, en un primer vistazo, de que se trata de una publicidad indirecta, aunque la mención ‘contenido patrocinado’ debe aparecer obligatoriamente.

Esta forma de publicidad puede ser muy rentable en algunos casos, sobre todo cuando se refiere a campañas importantes y bien focalizadas. Por ejemplo, un artículo patrocinado de maquillaje en un reconocido blog de belleza. No obstante, este método exige un trabajo constante de búsqueda de colaboradores por parte del editor para tener siempre artículos patrocinados en línea. Además, un anunciante solo se interesará en tu sitio si este tiene una buena reputación.

 

Vender productos

Si tu sitio está muy especializado en un dominio concreto, es posible, por ejemplo, reunir todos tus artículos (o al menos aquellos que destaquen) en un libro que puedes poner luego a la venta directamente en tu sitio.

Ejemplo: si tienes un blog sobre fotografía en el que cada semana publicas artículos sobre cómo hacer las mejores tomas, es posible crear un e-book como ‘Los indispensables de la fotografía’, que puede agrupar tus mejores artículos.

Esta acción requiere un verdadero esfuerzo y, sin embargo, tu visibilidad continuará siendo muy débil. No obstante, puedes utilizar esta solución si tienes mucho tiempo y quieres reunir todos tus trabajos en un libro electrónico o físico, según tus preferencias.

 

 

Nuestros consejos para colocar inteligentemente anuncios en tus páginas

Sensibilizar a tus visitantes: muchos de tus visitantes podrían mostrarse en un principio reticentes con la llegada de los anuncios. Hay que acostumbrarlos explicándoles que la publicidad es únicamente un medio de remuneración del trabajo prestado. Es también importante destacar el hecho de que utilizar un adblocker (bloqueador de anuncios) te impedirá ser remunerado por los artículos que ofreces de forma gratuita.

No sobrecargar: mucha publicidad mata la publicidad y sería una pena echar a perder tu sitio con una sobrecarga de anuncios. Lo mejor es elegir formatos poco intrusivos que se integren bien en tu sitio sin alterarlo. Para no perder lectores te aconsejamos no colocar más de tres formatos por página.

Más alto que bajo: los formatos mostrados en la parte superior de tu sitio son los más rentables, ya que aportan una visibilidad muy buena a los anunciantes.

Elegir un formato en función de su audiencia: si tu sitio es consultado principalmente vía móvil, es indispensable elegir formatos adaptados a móvil (lo que se llama responsive). No obstante, no hay que dejar de lado nunca las otras vías de consulta.

 

 

En conclusión, existe un gran número de posibilidades para monetizar tu sitio en internet. Debes por tanto elegir tu modelo en función del tráfico, del tiempo que estés dispuesto a dedicarle a la publicidad y de la tipología de tu sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *